Translate

3 de mayo de 2011

FELIPE SANTIAGO SALAVERRY (1835-1836) BIOGRAFÍA

FELIPE SANTIAGO SALAVERRY

Felipe Santiago Salaverry del Solar (Lima, 3 de mayo de 1806 - †Arequipa, 18 de febrero de 1836).

Aprovechando la ausencia del presidente Luis José de Orbegoso, el general Felipe Santiago Salaverry tomó Palacio de Gobierno y se proclamó Jefe y Legislador Supremo de la República el 23 de febrero de 1835. A sus 29 años se convierte en el presidente de factor mas joven inaugurando la llamada "república de los muchachos", sus objetivos al sublevarse fueron: Moralizar el país e imponer el principio de autoridad.

Mientras dichos sucesos ocurrían en Perú, en Bolivia el presidente Andrés de Santa Cruz y el general Agustín Gamarra bosquejaban planes para reunir ambas países en una sola República Federal. Siguiendo estos planes y sin esperar a que hubiera un acuerdo formal con Santa Cruz, Gamarra cruzó la frontera del Desaguadero e ingresó al Perú, ocupando las ciudades de Puno y Cuzco, zonas donde contaba con numerosos partidarios (luego Santa Cruz negaría la existencia de un acuerdo con Gamarra).

Orbegoso, que estaba en Arequipa sin mayores tropas, ante el peligro que significaba la presencia de Gamarra, hizo uso de una anterior atribución del Congreso que le permitía solicitar el auxilio de fuerzas bolivianas. Debemos resaltar que Orbegoso no estaba enterado de los conciertos entre Gamarra y Santa Cruz. Anselmo Quiroz firmo el convenio con Bolivia el 15 de junio de 1835, y por él se acordó que Santa Cruz pasaría al Perú con sus fuerzas, como acto preparatorio para el establecimiento de la Confederación Perú-Boliviana; los gastos del ejército serían solventados por Perú. Ese mismo día 5.000 soldados bolivianos cruzaron la frontera peruano-boliviana.

Orbegoso, como un rey destronado, entregó a Santa Cruz las insignias de su quimérico poder, al traspasarle, mediante una carta, las facultades extraordinarias de que estaba investido (Vilque, 8 de julio de 1835), facultades que se le habían otorgado a raíz de la rebelión de Salaverry en el Callao.

Salaverry afrontó drásticamente la guerra, a la que llamo Segunda Guerra de Independencia. Tras lanzar contra Santa Cruz su famoso decreto de"Guerra a Muerte" y ofrecer premios a quien matase a un boliviano, Salaverry dio inicio a una audaz campaña militar, que principió con el asalto al puerto de Cobija (Bolivia) por la expedición llamado Carabineros de la Guardia, al mando del coronel José Quiroga, donde se arrastró por los suelos la bandera boliviana en ceremonia pública. Luego se dirigió al sur del Perú con el grueso de sus tropas y se preparó para enfrentar al presidente de Bolivia.

Gamarra se exasperó con el giro tomado por Santa Cruz y por su parte se alió con Salaverry para hacer frente a la invasión extranjera.

Gamarra fue el primero que se enfrentó con Santa Cruz, su antiguo aliado, pero fue derrotado en la Batalla de Yanacocha (13 de agosto de 1835). Gamarra fue tomado prisionero y deportado, lo que motivó que Salaverry precipitara sus acciones y fue en pos de los fuerzas altiplánicas.

Pero en la sierra sur del país perdía terreno y tanto cusqueños como arequipeños se sumaban a las huestes de los confederacionistas, las que tomaron Cusco y Ayacucho. A finales de 1835 estas fuerzas tomaron el control de Lima, hecho que dejó en el aislamiento al ejército nacionalista de Salaverry.

Salaverry emprendió campaña hacia Arequipa y dejó al cuidado de la capital al coronel José Ángel Bujanda, junto con aproximadamente cincuenta hombres. Una mañana salió el coronel a combatir una montonera que merodeaba entre Surco y Miraflores.

Dejó al cuidado del Palacio de Gobierno a un teniente, un sargento y seis soldados. A las doce del día se presentó “el famoso negro León Escobar, capitán de una cuadrilla de treinta bandidos”, vitoreando estruendosamente a Orbegoso, y se posesionó de Palacio, sentándose en el sillón presidencial.

Solo se retiró cuando un grupo de ciudadanos le pagó dos mil quinientos pesos. Juan Francisco de Vidal La Hoz, jefe de la Guardia Nacional, avanzó hacia Lima, capturó a León Escobar y dispuso su inmediato fusilamiento en la Plaza de Armas; luego devolvió el poder a Orbegoso, quien ingresó triunfalmente en Lima, por tercera vez y sin haber combatido (8 de enero de 1836).

Aún con estas desventajas tácticas, Salaverry persiguió con fervor al ejército boliviano dirigido por José Ballivián hasta alcanzar su retaguardia en el Puente de Uchumayo (4 de febrero de 1836), donde libró una victoriosa contienda que le animó a proseguir y, de algún modo, confiar en un rápido triunfo sobre el resto de las fuerzas de Santa Cruz.

Tres días después, el 7 de febrero, ambos ejércitos chocaron en la sangrienta batalla de Socabaya, donde el joven caudillo de 29 años fue totalmente derrotado.

Apresado, Felipe Santiago Salaverry fue fusilado, en la Plaza de Armas de Arequipa al lado de sus principales oficiales, consolidándose a partir de ese momento la Confederación Perú-Boliviana que duraría hasta 1839.

Todos los seguidores de Salaverry fueron deportados a Chile siendo llamados los Emigrados y estuvieron comandados por Agustín Gamarra, quien pidió a los chilenos que invadieran Perú porque la confederación era una peligro, junto a Gamarra estuvo Castilla, Pardo y aliaga, Antonio Gutiérrez de la Fuente, Manuel ignacio Vivanco, entre otros.

Fuente: EL INKARI